Las mejores exposiciones de la historia

Por: The Fine Art Collective

escrito el: 09, Aug 2017

Determinar que hace a una exposición imprescindible en la historia de esta disciplina responde a múltiples características que se mueven entre el impacto/beneficio social que ésta ha generado en la sociedad, que pudieran servir como germen de un nuevo movimiento artístico, que hayan generado debate acerca de temas peliagudos de un determinado momento histórico y por su valor histórico-artístico.

Sería un trabajo arduo y subjetivo el acuñar a determinas muestras como “Las mejores de la historia”, pero si tenemos en cuenta estas variables de las que hablamos, algunas de ellas se muestran claramente, al menos, como las más necesarias.

  • La primera exposición impresionista.

En este caso la importancia de esta exposición, que tuvo lugar entre el 15 de abril y el 15 de mayo de 1874, en las salas del fotógrafo Nadar, reside en el hecho de haber inaugurado un nuevo movimiento artístico a nivel global como lo fue el Impresionismo, considerándosela como la primera exposición de esta disciplina en la historia.

1024px-Edouard_Manet_-_Olympia_-_Google_Art_Project_3.jpg

“La Olimpya”, de Manet, incluida en la primera exposición impresionista.

El inicio de las exposiciones de los impresionistas se sitúa en el clima de malestar de muchos artistas franceses ante el sistema institucional del Salón de París.

El Salón era una exposición colectiva (anual o bianual) en que las obras presentadas debían ser aprobadas por un jurado, compuesto por profesores de la Academia de Bellas Artes y otros expertos en arte. Los miembros del jurado defendían un arte academicista, en gran medida refractario a las innovaciones que se venían produciendo en los medios artísticos. En un momento en que el mercado privado de arte era aún incipiente, el Salón constituía el principal medio para que un pintor se diera a conocer y consiguiera vender su obra.

El continuo rechazo sufrido por los jóvenes artistas franceses por parte de las instituciones académicas les llevaría a organizar su propia exposición, para lo que el grupo reunió 175 telas para la muestra, que hoy en día serían un auténtico tesoro de gran valor histórico-artístico. Así la exposición cumpliría dos de los requisitos para ser una de las más valoradas y recordadas.

El tesoro del que hablamos estaría compuesto entre otros, por dos paisajes de Auvers y su Nueva Olimpia por parte de Cézanne ; Degas, diez cuadros con su característica temática de bailarinas y carreras de caballos; Monet siete bosquejos al pastel y cinco óleos; BertheMorisot, nueve pinturas; Pissarro envió cinco paisajes, el mismo número de obras que Sisley; Renoir, seis telas entre ellas El palco y la Bailarina o “Almuerzo sobre la hiera” de Manet. El resto de los miembros de la Sociedad Anónima Cooperativa de Artistas Pintores, Escultores y Grabadores presentó ciento catorce obras.

Como ya es conocido por todos, los críticos fueron muy severos con la muestra, en especial Louis Leroy, que sería el culpable del nombre del grupo, al denominarles despectivamente impresionistas, tomando el título de uno de los cuadros de Monet, Impresión, sol naciente, como apelativo del nuevo estilo que se estaba.

  • “SENSATION: YounBrithisartistsfromtheSaatchiCollection"

La exposición masiva y escandalosa de Charles Saatchi (Royal Academy of Arts), desarrollada en 1997 y que atrajo la atención global del mundo del arte hacia los jóvenes artistas británicos, que más tarde se convertirían en icónicos, como TraceyEmin, Alex Hartley, DamienHirst, Marc Quinn, Fiona Rae, YinkaShonibare, GillianWearing y Rachel Whiteread, tuvo probablemente el mayor impacto en el mercado del arte de cualquier exposición en toda la historia del arte contemporáneo.

Su importancia reside también en las polémicas surgidas en determinados frentes, como el que atrajo la obra de Ofili “La Virgen María”, -una Virgen María negra pintada a partir de excrementos de elefante y que estaba rodeada por un collage de imágenes sacadas de revistas pornográficas - abrió una guerra virtual entre la Iglesia Católica y el mundo del arte, imbricando el sistema judicial de Nueva York en el proceso.

6a00d8341bfb1653ef01bb083faca5970d-550wi (1).jpg “La virgen María”, de Ofili, que se expuso en la exposición “Sensation” (1997)

No fue la única obra que respiraba provocación. Los títulos de otras de las obras expuestas, como “El Papá muerto” de Ron Mueck (1996-97) y las Anatomías trágicas de Jake y Dinos Chapman: CuntChops (1996), dan buena muestra de ellos.

  • "WACK !: El arte y la revolución femnisita". 2007

En 2013, el Museo de Arte Moderno de Nueva York sólo había dedicado cuatro exposiciones individuales en sus galerías principales a las artistas femeninas en toda su historia.

Ocho años de preparación se dedicaron a la elaboración de "WACK", comisariada por Cornelia Butler, el primer esfuerzo integral para corregir el vergonzoso sesgo de género de la historia del arte moderno, centrándose en el trabajo que surgió del movimiento de arte feminista de 1965 a 1980.

09wack650.2.jpg “Abakan Red”, de la artista Magdalena Abakanowicz en la exposición “Wack”.

Se consolidó la importancia histórica de la obra de artistas femeninas como LyndaBenglis, Dara Birnbaum, Judy Chicago, JayDefeo, Isa Genzken, Lee Lozano, Ana Mendieta, Marta Minujin, YvonneRainer, CaroleeSchneemann, Nancy Spero, Francesca Woodman y Lygia Clark.

Esta necesidad de igualar la presencia de las mujeres artistas en los museos y galerías de todo el mundo sigue sin resolverse y este año la iniciativa volvió a retomarse de manos del MoMa con la exposición “Making a space: Mujeres artistas y la abstracción de post guerra”, que hace hincapié en los impactantes logros de las mujeres artistas entre el final de la Segunda Guerra Mundial (1945) y el inicio del movimiento feminista (alrededor de 1968).

La muestra, apunto de clausurar, dedicada sobre todo a la abstracción, ya que muchos artistas que trabajaban después de la Segunda Guerra Mundial buscaban un lenguaje internacional que pudiera trascender las narrativas nacionales y regionales -y para las mujeres artistas, además, las relacionadas con el género.

La exposición ofrece más de 100 pinturas, esculturas, fotografías, dibujos, textiles, y la cerámica de cerca de 50 artistas entre otras.

La exposición también contará con muchos tesoros poco conocidos como collages de AnneRyan, fotografías de GertrudesAltschul y recientes adquisiciones vistas por primera vez en el MoMA por Ruth Asawa, Carol Rama y Alma Woodsey Thomas.

Exposición necesaria para cumplir esa difícil tarea del arte que consiste en visibilizar el trabajo e ideas, de nada más y nada menos, que el 50 % de la humanidad, esa silenciosa mitad que hasta ahora permanecía prácticamente oculta.

Compartir en:

Existen 0 comentarios