Pigcasso, toda una expresionista de peso pesado

Por: The Fine Art Collective

escrito el: 12, Mar 2018

¿Creerías posible que un animal se convirtiese en artista? Conoce a Pigcasso, la cerda que pinta cuadros. Tiene exposición propia (Oink!) y vende sus obras por algo más de 1.000€, toda una expresionista de peso pesado. ¿Cómo? ¿Un cerdo? Sí, el único porcino artista, por el momento.

4.jpg

Pigcasso fue rescatada de morir en un matadero en Sudáfrica en mayo de 2016 por Joanne Lefson, activista fundadora del refugio Farm Sanctuary, en Ciudad del Cabo. Joanne fundó el “santuario” con el objetivo de inculcar una conexión entre los animales y los visitantes inspirando un cambio positivo en la forma en la que la sociedad ve y trata a los animales de granja. Es mucha la información que existe sobre la cría de animales “industrializados” y su efecto despiadado sobre el medio ambiente, nuestra salud y el bienestar de los animales.

Como buen cerdo que es, Pigcasso ama comer, dormir, comer, volver a dormir y, además, le encanta la pintura, ¿será Francis Bacon su gran inspiración? Su afición comenzó la primera vez que se encontró los pinceles de su dueña, jugueteaba con ellos, “era lo único que no se comía”, ha comentado Lefson a la revista National Geographfic, y califica el estilo del animal como expresionismo abstracto.

Además, como buena artista que es dispone de página web propia y cuenta en instagram con la que difundir su obra, además de tienda propia online.

8.jpg

Pero no es el único animal que nos ha sorprendido con su afición a la pintura, por ejemplo Congo (1954 – 1964), el chimpancé pintor que cautivó a Miró y Picasso. Se dice que Picasso tenía un cuadro de Congo colgado en su casa de París y Miró llegó a intercambiar bocetos suyos a cambio de uno del mono artista. En 2005, tres de los cuadros de Congo de 1957 se subastaron por 26.000 dólares. En esa misma subasta, se ofrecieron cuadros de Botero, Renoir y Andy Warhol, que no se vendieron.

Congo.jpg

Pintar puede ser una actividad con la que el animal ejercita su mente, enriqueciendo así el aburrido entorno de la cautividad. ¿Qué os parece?

Compartir en:

Existen 0 comentarios