Pioneras del arte y el feminismo en el día internacional de la mujer

Por: The Fine Art Collective

escrito el: 07, Mar 2018

Todas ellas son artistas. Todas son desconocidas por el gran público. Silenciadas. Invisibilizadas. Todas, como tantas otras, superaron los obstáculos de vidas difíciles. Y todas, además de demostrar su sobrado virtuosismo plástico, fueron abanderadas, de una u otra forma, de ese arduo trabajo que es la lucha por los derechos de la mujer y la visibilidad de la mujer artista y que hoy parece empezar a ver la luz.

Se quedan en el tintero tantas, que podríamos descubrir cada día una nueva artista, durante años, y aun así algunos alzarían la voz, inconscientes, de que con ello se les priva a ellos mismos del descubrimiento de nuevos tesoros artísticos. Aún no quiere entenderse que negándolas a ellas se les niega al mundo la oportunidad de conocer la mitad del pensamiento y la belleza del arte del planeta. Esto lo supo ya la artista Diana Larrea, que tras un arduo trabajo (en su proyecto “Tal día como hoy”), desempolva la vida y obra de estas artistas que otros enterraron en el olvido. De su necesaria labor seleccionamos a un puñado de mujeres, que además de manejar los “pinceles” a la perfección, ayudaron a otras a salir del anonimato y reivindicar su lugar.

Hannah Gluckstein (1895-1978)

Seguramente te resulte difícil reconocer el nombre de esta artista, invisibilizada como muchas otras, aunque tal vez su rostro no te sea tan desconocido, si te decimos que el icónico retrato de Romaine Brooks en el año 1923, titulado “Peter (A Young English Girl)”, pertenece a su rostro.

26231225_10155313571460829_6499857587488572037_n.jpg

"Autorretrato”. Gluck (Hannah Gluckstein),1942. National Portrait Gallery, Londres

Incluida en esta selección por su contribución en desmontar los clichés hetereotípicos que recaen sobre las mujeres, adoptó el nombre ambiguo de Gluck en 1918, cuando decidió vestir con ropa masculina y no ser identificada bajo ningún género.

Gluck decidió iniciar su formación artística a los 18 años en la St. John’s Wood School of Art londinense a pesar de las reticencias de su acaudalada familia. El trabajo de Gluck nunca siguió ningún movimiento artístico concreto y siempre fue expuesto en muestras individuales. En la década de los años 20, logró un gran prestigio con sus retratos y sus cuadros botánicos, inspirados éstos últimos en las creaciones de la decoradora floral Constance Spry (1886-1960), su compañera sentimental en aquella época.

May Wilson (1905-1986)

Aunque a día de hoy sus obras se conserven en el Whitney Museum of American Art de NY, el Brooklyn Museum y el Baltimore Museum of Art y esté considerada una pionera del arte feminista, May fue un ama de casa anónima durante 4 décadas y madre de 2 hijos, interesada por las artes plásticas como una mera aficionada. Rompió todos los estereotipos cuando en 1966 se divorció de su marido y decidió mudarse a la ciudad de Nueva York, donde tomó contacto con los grupos artísticos vanguardistas del momento y comenzó a experimentar en sus trabajos con el pop art y el dadaísmo a pesar de ser una artista autodidacta.

Durante la década de los años 60, abordó los estereotipos de género con un audaz y absurdo sentido del humor. A menudo se han referido a ella como la “Grandma Moses del underground”, porque su carrera artística profesional despuntó cuando ya había cumplido los 60 años. Sus obras más reconocidas son los ensamblajes surrealistas que realizó con objetos cotidianos encontrados, así como sus propuestas de arte postal. También destacan sus fotocollages, en concreto la serie titulada “Ridiculous portraits” (1965-1972), en la que se apropió de imágenes turísticas y artísticas reconocibles para añadirles su propio autorretrato burlón.

26167679_10155303487525829_5250169889709290883_n.jpg

“Sin título”, May Wilson. The Baltimore dMuseum of Art.

Eleanor Fortescue-Brickdale (1872-1925).

Eleanor Fortescue fue una pintora e ilustradora británica prerrafaelita, que además de realizar trabajos situados a la altura de sus coetáneos, se convirtió en 1902 en la primera mujer en ser admitida como miembro en el Royal Institute of Oil Painters.

27332036_10155353396955829_2575203295408096639_n.jpg "La palidez del amor verdadero”. Eleanor Fortescue-Brickdale, 1899. Colección privada.

Otro de sus hitos podemos relacionarnos, más que con una lucha consciente por los derechos de las mujeres, con sus ilustraciones, que ayudaron a mostrar la historia de mujeres sobresalientes como Juana de Arco, Catalina de Siena, la princesa Rosamunda, la Reina Ginebra o Catalina de Aragón, recogidas en el libro “Golden Book of Famous Women”.

Desde el año 1898 y durante más de 30 años, expuso asiduamente en la Royal Academy de Londres con un gran éxito.

26992544_10155353397235829_2623964995635327723_n.jpg "Time the Physician", Eleanor Fortescue-Brickdale. 1900. Ashmolean Museum, Oxford

Sor Plautilla Nelli (1524-1588).

Está considerada la primera mujer pintora del Renacimiento y fue la primera también en abordar el tema de “La última cena” (1570). Sólo por estas dos cuestiones se gana a pulso la idea de estar en esta selección, por el mero hecho de allanar el camino de las demás artistas que vendrían y a quien no se lo pondrían nada fácil. Nació en el seno de una familia noble y con 14 años ingresó como monja en el Convento de Santa Catalina de Siena en Florencia. Se piensa que pudo ser discípula de un alumno dominico de Fray Bartolomeo (1472-1517), uno de los grandes artistas del renacimiento italiano, de quien ella llegó heredar una colección de dibujos que le sirvieron como objeto de estudio para su propia instrucción.

27073416_10155364185040829_7861136370595651146_n.jpg Plautilla Nelli, "La última Cena", 1560's. Basílica de Santa María Novella, Florencia.

Fue una artista muy reconocida en su tiempo que recibió multitud de encargos, aunque hoy en día por desgracia pocas obras tienen asignada su autoría, dado que no firmaba sus cuadros, como muchas otras artistas que nunca recibirán el sitio que merecen. Sus obras se conservan en la Galleria degli Uffizi, la Basílica de Santa Maria Novella, el Museo de San Marco en Florencia, el Museo del Cenacolo di Andrea del Sarto en Florencia y la Basílica de San Domenico en Perugia (Umbria).

Mabel Dwight (1875-1955).

Esta dibujante y litógrafa norteamericana, en la década de los años 20 y 30 del siglo XX, se convirtió en una artista muy popular, por el compromiso social y político que se atrevió a mostrar en sus estampas litográficas. Mediante la representación de escenas de la vida diaria neoyorquina, fue capaz de satirizar y criticar con sutileza temas como la segregación racial y, por supuesto, la discriminación de género.

27545739_10155369570755829_1701290439156088499_n.jpg "LIFE CLASS", Mabel Dwight, 1931 MOMA, NY.

Ayudó activamente a poner de relieve el papel de la mujer artista y prueba de ello es que en San Francisco fue miembro del “Sketch Club”, una asociación artística de mujeres que trabajaban y colaboraban juntas para facilitar las oportunidades profesionales femeninas dentro del sector.

Como tantas otras, tuvo que enfrentarse a los avatares de la vida, además del escollo que suponía el género, nació con discapacidad auditiva, una dificultad que activó su talento para la percepción visual minuciosa de la condición humana.

27067660_10155369570645829_6587685982005696424_n.jpg

Hoy en día su obra se conserva en algunas de las más importantes colecciones de Estados Unidos. Entre ellas está el MET, el MOMA, el Whitney Museum of American Art, el Museum of Fine Arts de Boston (Massachusetts), el Smithsonian Museum of American Art (Washington DC), o el Victoria and Albert Museum de Londres.

Annie Louisa Swynnerton (1844-1933)

Su lucha por los derechos de las mujeres en épocas tan tempranas son más que un hito, y por ello luce con orgullo en esta selección, por eso y por su trayectoria artística, que inicia con tintes de influencias prerrafaelistas con gran calidad en su factura, hasta una pintura con un desarrollo muy personal.

Fue una mujer feminista muy activa, que en 1889 firmó la declaración redactada por la “National Union of Women’s Suffrage Societies” a favor del sufragio femenino y fundó la “Manchester Society of Women Painters”, junto con la pintora Susan Isabel Dacre, donde organizaban talleres y exposiciones.

28167361_10155437066655829_2962045117173701605_n.jpg

“Juana de Arco”. Colección privada.

Gracias a la amistad que le unía al retratista norteamericano John Singer Sargent (1856-1925), en 1922 fue elegida miembro de la Royal Academy of Arts, donde estuvo exponiendo asiduamente desde 1879 hasta el mismo año de su muerte.

Durante el año 2018, la Manchester Art Gallery le ha dedicado la primera gran retrospectiva a su trabajo, titulada “Painting Light and Hope”, donde se han reunido más de 36 cuadros de distintas colecciones estatales y privadas. Algunas de sus obras se conservan en el Museo d’Orsay de París, la Tate Britain de Londres, la Royal Academy of Arts, la Manchester Art Gallery, la Walker Art Gallery de Liverpool o la National Gallery of Victoria en Melbourne (Australia).

Fuente: Diana Larrea (“Tal día como hoy”)

Angélica Millán

Compartir en:

Existen 0 comentarios