Técnica pictórica del “trampantojo”: las ilusiones ópticas en la pintura

Por: The Fine Art Collective

escrito el: 27, Feb 2019

El **género pictórico del “trampantojo”*del francés trompe l'oeil (engaña el ojo) - a menudo ha sido considerado como el “primo pobre” de géneros más maduros, como la figuración o la abstracción; sin embargo, varios pintores contemporáneos del norte de Europa están retomando el lenguaje del ilusionismo** como una forma de explorar en profundidad cuestiones contemporáneas de la pintura.

*Técnica pictórica que intenta engañar a la vista jugando con el entorno arquitectónico, la perspectiva, el sombreado y otros efectos ópticos, consiguiendo una «realidad intensificada", también se utiliza el término del ilusionismo.

KNOWLEDGE-Trick-of-the-Eye-1.jpg

La pintura ilusionista encuentra sus raíces en la riparografía de desechos cotidianos en la antigua Roma y, más tarde, en las pinturas de motivos xenia en Pompeya que replicaban objetos domésticos como frascos, platos y flores, pintados en bajo relieve, directamente en las paredes para la diversión de los funcionarios romanos acomodados. Sin embargo, el término “trampantojo” como tal no apareció hasta el siglo XVII con los murales del período barroco.

A pesar de sus pretensiones, artistas holandeses como Edward Collier y el pintor flamenco Cornelius Norbertus Gijsbrechts vieron un mayor potencial en el género como vehículo para la subversión política. Las pinturas de Collier mostraban artefactos muy cargados de mensajes antipartidistas que aparecían como clavados o atados a una tabla de madera. El historiador Dror Wahrman comenta: "Las ilusiones para Collier no eran meramente una habilidad artística... sino una herramienta crítica, un medio para revelar y disimular". Si observas más de cerca las pinturas de Collier verás que su política está poco “disimulada”. ¿Qué mejor manera de revelar las falsas promesas de un rey que pintar una copia de su discurso en un medio asociado con la falsedad y el engaño?

descarga.jpeg Letter rack, Edward Collier, 1707

El “trampantojo” hiperrealista imita lo real hasta tal punto que cuestiona la veracidad del sujeto en sí. Como Norman Bryson escribe en su libro, “Mirando a lo pasado por alto”, "Normalmente, la pintura controla el contenido del campo visual por medio de una mirada soberana... pero en el trampantojo es como si esa mirada hubiera sido eliminada o nunca hubiera estado presente".

3d17.jpg Ejemplo de "trampantojo" en street art

Sin embargo, pintores contemporáneos como Lucy McKenzie, Kees Goudzwaard, Hugh Mendes y David Musgrave ven un nuevo potencial en el “trampantojo” como forma de abordar cuestiones contemporáneas de réplica, autenticidad, digitalización, en cuanto a la forma en que los artistas utilizan los materiales y quizás con la ayuda de avances tecnológicos en pintura que pueden ofrecer un mayor sentido de realismo en comparación con las aplicaciones más tradicionales de la pintura al temple o al óleo. McKenzie ha descubierto un subgénero casi olvidado de la pintura del “trampantojo” llamada quodlibetic (lo que usted quiere) donde se pintan los objetos para que aparezcan como tal y como podrían haber caído al azar en una mesa o un panel de corcho.

Este humilde género de pintura, es altamente ambivalente y ciertamente merece una segunda mirada.

Compartir en:

Existen 0 comentarios